Nuevos detectores de fugas de Busch

Los nuevos detectores de fugas de Busch están disponibles en dos versiones que permiten la detección, medición y documentación de fugas en sistemas de vacío o componentes, tanto móviles como fijos. Foto: Busch Vacuum Solutions


Nuevos detectores de fugas de Busch

Busch Vacuum Solutions acaba de lanzar dos nuevos detectores de fugas al mercado. Estos detectores son ideales para probar la hermeticidad de los sistemas de vacío o de componentes de vacío individuales, así como para detectar posibles fugas y cuantificar su tasa de fuga. Los dos nuevos detectores de fugas TAPIR HL 1102 A y 2216 A funcionan con helio o hidrógeno como gas de rastreo y pueden detectar fugas con una tasa de hasta 5 x 10-13 Pa m3/s en función del método de prueba.

Los requisitos de hermeticidad de los sistemas de vacío y sus componentes son cada vez mayores. Las fugas pueden suponer riesgos considerables si los gases que escapan son peligrosos para la salud o el medioambiente. Además, las fugas pueden empeorar la eficiencia económica de un sistema de vacío y tienen un impacto negativo sobre la calidad del producto. Los detectores de fugas TAPIR HL están diseñados especialmente para evitar estos problemas y se pueden utilizar en muchas aplicaciones. Los detectores de fugas TAPIR HL permiten realizar dos métodos de prueba:

1. Prueba de pulverización

El gas de rastreo se pulveriza sobre la superficie de un componente bajo vacío. Si las moléculas del gas de rastreo penetran en el componente de vacío, estas son aspiradas por la bomba de vacío integrada y entran en una célula del analizador donde cada átomo del gas es detectado, medido y documentado. La prueba de pulverización es el método de prueba con mayor sensibilidad.

2. Detección de fugas por aspiración

En el método por aspiración se presuriza un componente de vacío con el gas de rastreo. La superficie exterior del componente se analiza con una sonda de aspiración. Inmediatamente se detecta, se mide y se documenta la fuga de átomos del gas de rastreo. El método de aspiración permite detectar la ubicación exacta de la fuga.

El detector de fugas TAPIR HL 1102 A, de menor tamaño, está diseñado para aplicaciones móviles por parte de técnicos de servicio. La bomba de vacío de diafragma de funcionamiento en seco integrada como bomba primaria de la bomba de vacío turbomolecular, también integrada, permite unas dimensiones compactas. Gracias a su peso ligero, el dispositivo se puede mover fácilmente y puede utilizarse rápidamente en cualquier lugar.

El dispositivo multifunción TAPIR HL 2216 A, de mayor tamaño, está diseñado para aplicaciones fijas, por ejemplo para pruebas rutinarias en una línea de producción. Una bomba de vacío de paletas rotativas lubricada con aceite de caudal elevado actúa como bomba primaria de una bomba de vacío turbomolecular.

Ambas versiones están equipadas con un panel de control desmontable, que incluye una pantalla en color táctil de alta definición. Gracias a los imanes integrados, también puede fijarse en soportes de metal. En caso de fuga, el dispositivo TAPIR muestra la tasa de fuga en la pantalla o emite una señal acústica.

Todos los datos relevantes se almacenan en la tarjeta de memoria SD. Los datos se pueden descargar y utilizar fácilmente para documentar y procesar posteriormente los resultados de la prueba de fugas. El menú está claramente estructurado y permite un uso intuitivo. Todos los ajustes de parámetros se pueden configurar. Esto permite a los usuarios observar rápidamente los detalles importantes de cada proceso específico.

 

Enlace de más información: https://www.buschvacuum.com/es/es/products/measurement-equipment/leak-detectors/tapir/

Busch Ibérica, S.A.

Jaume Ferran, 6 - 8 Pol. Ind. Coll de la Manya
08403 - Granollers (España)
Web: www.buschvacuum.com

Formulario de contacto: